Cantinflas ícono de la comedia mexicana

Hoy se cumple 108 años del natalicio de «𝗖𝗮𝗻𝘁𝗶𝗻𝗳𝗮𝘀».

El comediante fue reconocido en México y en el mundo. su película «La vuelta al mundo en 80 días» obtuvo un Globo de Oro como mejor actor y su película obtuvo 8 nominaciones a los premios Oscar.

Mario Moreno «Cantinflas» fue un de los actores de comedia más reconocido en México y en el mundo, nació un 12 de agosto de 1911. Mario Moreno pasó a la historia como un ícono y referente de la cultura mexicana que hasta el día de hoy permanece vigente.

El comediante interpretó a más de 20 profesiones y algunas las conocía muy bien, antes de incursionar en el mundo de la farándula, Cantinflas trabajó como zapatero, bolero, ruletero, cartero, empleado de un billar, torero y boxeador; con la finalidad de ayudar en la economía familiar.

A 108 años de su natalicio te dejamos sus mejores películas.

Ahí está el detalle (1940)

Dirigida por Juan Bustillo Oro, Ahí está el detalle es la película que consolidó el personaje de Cantinflas como lo conocemos. En esta cinta, Cantinflas es el centro de un malentendido que lo lleva a un juicio por el asesinato de un hombre llamado Bobby, quien compartía su nombre con el perro rabioso de la casa donde trabaja su novia Pacita (Dolores Camarillo). Con un monólogo inspirado en la vida real y en las respuestas del criminal Álvaro Chapa, Cantinflas hizo de la última escena de esta cinta una de las más aplaudidas de su filmografía. Ahí está el detalle es considerada por muchos como una de las mejores películas del cine mexicano, lo cual no sorprende en absoluto cuando uno también se da cuenta del reparto que incluye a nombres como Joaquín Pardavé y Sara García. Además, uno podría argumentar que fue justo en este filme en el que Cantinflas se hizo popular por su forma de hablar y que más tarde la misma RAE describiría como lo que ahora conocemos como «cantinflear«.

El bombero atómico (1952)

En su segunda aparición como el Sargento 777 (personaje que aparece en tres películas de Cantinflas y que más tarde tendría su propia cinta), Cantinflas recibe la inesperada visita de la hija de su comadre, quien le pide en una carta que se haga cargo de la niña. Con el fin de mantenerla, el protagonista tiene que dejar su trabajo como repartidor de periódicos para unirse al cuerpo de bomberos, donde desespera a sus compañeros y superiores y termina renunciando en favor de un trabajo como policía. Una vez más, la película se salva por una gran secuencia donde Cantinflas tiene que infiltrarse en el mundo del crimen y, como es su costumbre, a pesar de desentonar con su entorno y poner en riesgo su vida, logra su objetivo de salvar el día.

La vuelta al mundo en ochenta días (1956)

Basada en el libro de Julio Verne, La vuelta al mundo en ochenta días es el trabajo más importante de Cantinflas a nivel internacional. Aunque David Niven es considerado el protagonista de la cinta en Estados Unidos, Cantinflas recibió ese título en todos los países de Latinoamérica gracias a su popularidad durante aquella época. La vuelta al mundo en ochenta días estuvo nominada a ocho premios Oscar, de los cuales ganó cinco, siendo Mejor película el reconocimiento más importante de ellos. Cabe mencionar que Michael Anderson, el director de la cinta, tuvo grandes dificultades para el financiamiento del proyecto y de hecho terminó la cinta en deuda, ocasionando que los inversionistas guardaran el material que se filmaba cada día como garantía de su dinero. Para fortuna de todos, el largometraje fue un éxito y ayudó a Cantinflas a ser reconocido en el extranjero, un mercado con el que siempre tuvo problemas toda su carrera ya que gran parte de su comedia estaba basada en el lenguaje hablado y este no funcionaba de la misma manera cuando se traducía a otros idiomas.

El bolero de Raquel (1957)

El bolero de Raquel es la primera cinta a color de las películas de Cantinflas y una de las más reconocidas de su carrera gracias a la escena del baile que ocurre entre el protagonista y Mimí (Elaine Bruce), la bailarina de un bar que no entiende por qué este individuo está con ella en el escenario. Asimismo, El bolero de Raquel es una de las historias más conmovedoras de Cantinflas, al verlo tratar de ser el padre sustituto de Chavita (Francisco Fernández), su ahijado, después de que el niño pierde a su padre en un accidente. También dirigida por Miguel M. Delgado, la cinta ve a Cantinflas sacrificándolo todo por amor, un tema recurrente en todas las producciones de las que era parte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *