3/5

El camino: Una película de Breaking Bad es la nueva película de Netflix que se centra después del final de exitosa serie de Breaking Bad, El creador de la serie, Vince Gilligan, sirve como escritor y director de la película, con Aaron Paul repitiendo su papel de Jesse Pinkman.

La película comienza justo donde acaba la serie,  Jesse escapa del cuartel nazi en un coche modelo Camino (de ahí el título de la película) para refugiarse en casa de Skinny Pete (Charles Baker). Una vez recuperado comenzará su plan para huir pasa siempre de Alburquerque, lo que implica dinero y medios que no tiene a su alcance… en un principio.

Vince Gilligan mató a quien ni siquiera Gus Fring tuvo la capacidad de asesinar: Walter White. Aunque eso significara un gran obstáculo para continuar la historia sobre la mayor producción de metanfetamina en Estados Unidos, el creador de la serie televisiva marcó el fin del profesor de química antes de que el cáncer acabara con él. No obstante, la muerte de White vino acompañada de la libertad de Pinkman, y de quien, hasta ahora, sabemos cuál fue su camino.

La narración en forma de flashback  del cautiverio que sufrió Jesse por parte de la banda del tío Jack, su trato con el personaje de Jesse Plemons, y las consecuencias de ello.

 El camino es una buena despedida, sin lagrimas ni dramatismo conservando la esencia de la serie: La insensibilidad de quienes se atreven a ver morir a gente inocente por incrementar su poder y dinero, también. Pero la clave más valiosa de la serie, así como de la película, es las tonalidades de los personajes. En este caso de Jesse Pinkman. No hay malos ni buenos. Hay personajes que han evolucionado lentamente a lo largo de cinco temporadas que han influido en sus emociones y su manera de reaccionar ante diversas situaciones. 

‘El Camino: Una película de Breaking Bad’ no está, desde luego, pensada para las nuevas audiencias ya que depende demasiado de que el público haya visto previamente ‘Breaking Bad’, si la valorásemos como película independiente podría pasar inadvertida.  

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *